Asociaci�n de Escribanos del Uruguay

Testamento

Tu Escribano te asesora sobre este instrumento.

¿Qué es el testamento y que tipos existen?

Es un acto por el cual una persona dispone de todo o parte de sus bienes para después de su muerte. Hay varios tipos de testamentos y en casi todos los casos siempre actúa un Escribano, salvo excepciones previstas especialmente en la ley. Dentro de los diversos tipos tenemos el testamento solemne y menos solemne y dentro de los solemnes el abierto y el cerrado. En el abierto, el testador que es la persona que dispone de sus bienes, hace saber su voluntad al Escribano conjuntamente con 3 testigos. Esto no sucede en el testamento cerrado, donde es el propio testador que lo redacta y se lo entrega al Escribano, quien en presencia de 5 testigos labra un acta. De aquí podemos sacar algunas conclusiones: el testamento es personal, revocable y siempre escrito: lo hace el propio interesado, puede dejar sin efecto testamentos que haya otorgado con anterioridad y todo lo hace por escrito. Pero siempre con la intervención del Escribano, ya que en nuestro país no es válido el testamento ológrafo, que es el otorgado de puño y letra del testador.

¿Qué función cumple y que ventajas tiene hacer un testamento?

El testamento es el instrumento o el medio para documentar la voluntad. Cuando una persona fallece sin testamento es la ley quien determina quienes van a recibir los bienes o deudas de la persona que fallece.

Lo que en definitiva permite el testamento es la posibilidad de disponer del patrimonio nombrando herederos a otras personas que por ley nunca lo serían, así como también alterar la proporción/cantidad de los bienes que les tocaría por ley a los herederos.

Pero no sólo para disponer de los bienes es que sirve el testamento, también es un medio idóneo para, por ejemplo, reconocer a un hijo natural, desheredar a una persona (si se dan las causales que prevé la ley), revocar otro testamento, nombrar tutor o curador, o nombrar un administrador de los bienes, entre otras cosas.

¿Quién lo hace?

La persona facultada por ley para realizar y garantizar un testamento es justamente el Escribano, quien informa y asesora al testador de las diversas formas en que puede disponer de sus bienes. Las posibilidades que ofrece el Derecho son varias, y el Escribano aconsejará sobre cómo conseguirlas, redactará el documento y garantizará que se cumplan todas las formalidades legales, todo dentro de la más estricta confidencialidad. Cabe acotar que mientras el testador esté vivo, el contenido de ese testamento no es público, ya que si bien nosotros como Escribanos tenemos que enviar una comunicación al Registro de Testamentos, no informamos sobre el contenido, simplemente comunicamos que determinada persona, en tal lugar y con determinado testigos otorgó un testamento.  

¿Qué costos tiene hacer un testamento?

Hay que distinguir el costo que puede tener hacer un testamento, lo que son los honorarios del Escribano, que varían según el caso; de los gastos que lleva abrir una sucesión, ya sea que haya o no testamento.

Si hacemos una relación costo-beneficio, inmediatamente nos damos cuenta que habiendo previsto todo esto en vida, podemos evitar futuras discordias y pérdidas patrimoniales para quienes heredan.