anteriordetener secuenciasiguiente

Sociedades Comerciales


¿Qué implica constituir una sociedad comercial?

La constitución de una sociedad comercial, implica que dos o más personas decidan poner un capital en común para realizar una actividad determinada y dividir las ganancias y las pérdidas, protegiendo en lo posible su patrimonio personal según el tipo de sociedad que escojan. Se opta por una actividad compartida, en lugar de actuar comercialmente en forma individual con los riesgos que eso implica.

Una forma muy utilizada en la práctica es la conocida "sociedad de hecho", es decir aquel acuerdo que no está reflejado en un contrato escrito ni cumple las formalidades de otras sociedades, pero que es también una sociedad. En este caso, los socios tienen una gran responsabilidad y pueden ver comprometidos sus patrimonios personales por las deudas de la sociedad de hecho.

¿Tiene riesgos ser socio de una sociedad?

El riesgo depende del tipo de sociedad y la responsabilidad que asumen.

En el mejor de los casos, como sucede en la Sociedad de Responsabilidad Limitada o en la Sociedad Anónima, se limitará la responsabilidad al monto aportado para constituir el capital. Es decir si existe un capital de $ 1.000 y dos socios que aportaron cada uno de ellos $ 500, la responsabilidad ante las deudas sociales serán hasta el monto de ese aporte realizado.

Esto tiene algunas excepciones, por ejemplo en la Sociedad de Responsabilidad limitada el socio responde también con su patrimonio personal si existen reclamos laborales o deudas tributarias.

En otros tipos de sociedad, se responde siempre con el patrimonio personal, aunque en la actualidad prácticamente esas sociedades ya no existen justamente por los riesgos que implican.

¿Es importante la intervención del escribano en la constitución de la sociedad?

Es muy importante, pues el escribano, como en todas las situaciones en que interviene, asesora y previene.

En este caso, asesorará a las partes en cuanto a la sociedad que deberían elegir, al capital a aportar, el plazo de existencia de la sociedad, en qué momento se pueden retirar los socios o qué sucede en caso que uno de ellos fallezca.

También contribuye a qué las partes comprendan el alcance que tiene ser el representante de una sociedad, si se puede renunciar al cargo en cualquier momento y si tienen responsabilidad y de qué tipo por ejercer ese cargo, entre muchos otros temas.

La información previa es fundamental para el futuro de los socios dentro de la sociedad.

¿Tiene riesgos ser administrador o representante de una sociedad?

Tiene y mucho. Por eso es importante estar bien asesorado.

El representante actúa por la sociedad y puede ser socio o no. Responde frente a ésta, frente a los socios , e incluso frente a extraños, por ej. acreedores.

Puede también llegar a responder en forma personal, por ejemplo ante reclamos laborales y/o ante deudas tributarias, entre los más frecuentes.

Quien ejerce este cargo debe conocer el régimen legal que se le aplica y estar enterado que cuando se retira de la sociedad no siempre queda desvinculado por el simple hecho de hacerlo, sino que es necesario cumplir además determinadas formalidades, lo cual en varias ocasiones se desconoce y ese representante se ve comprometido durante mucho tiempo, aun sin saberlo.

Asimismo, es necesario que conozca que tiene limitaciones para ejercer actividades similares a las que se dedica la sociedad.



Departamento de Marketing y Comunicaciones


   
Loading
Imagen