anteriordetener secuenciasiguiente

Estado Civil y Patrimonio cruzando fronteras


¿Qué debemos considerar al momento desplazarnos o celebrar actos en otro país? En los tiempos en que vivimos, donde la globalización es un hecho, como consecuencia del desarrollo de los medios de comunicación y transporte, entre otros, observamos que las distancias geográficas no representan impedimento alguno para que las personas entablen vínculos generadores derechos y obligaciones.

Actualmente, mucho se ha hablado de las personas que deciden irse a vivir, trabajar o estudiar en otro país, las estadísticas indican que gran porcentaje de uruguayos residen en el exterior y nos visitan con frecuencia, realizando inversiones y celebrando contratos, así como extranjeros, por ejemplo argentinos deciden por la proximidad venirse a vivir al Uruguay.

No necesitamos ir muy lejos para tomar conciencia de esta realidad, solo pensemos en las personas que viven en Rivera y cruzando una calle pueden casarse en Santana do Livramento, Brasil.

Por ejemplo, una persona se casa en nuestro país, luego el matrimonio se traslada a vivir a Argentina, compran bienes en dicho país y luego uno de ellos vuelve a Uruguay y se quiere divorciar; o vuelven los dos, compran una casa y con el tiempo fallece uno de ellos. Esta es una situación típica que afecta al estado civil y patrimonio de los cónyuges y es aquí donde las personas deciden consultar al Escribano, quien considerará aspectos tales como:

- si el matrimonio celebrado en nuestro país es válido en otro,
- si los bienes del matrimonio pertenecen a los dos o son bienes propios del cónyuge que compra.

En reiteradas oportunidades recibimos en nuestros estudios a personas que nos plantean, por ejemplo:

- que nacieron en Uruguay, se casaron en el extranjero, luego de un tiempo se separan, regresan a Uruguay y nos consultan si pueden divorciarse en nuestro país,
- o cuando fallece uno de los cónyuges, como debe proceder el otro cónyuge o los hijos para heredar los bienes situados en nuestro país y en el extranjero.

Es por tal motivo, que resulta importante y necesaria la consulta al Escribano en tanto éste sabe cómo aplicar las normas de Derecho Internacional Privado y asesorará a su cliente sobre las implicancias de realizar actos o hechos jurídicos que pueden tener repercusiones en uno u otro país.

¿Los cónyuges que se casan en el extranjero pueden divorciarse en Uruguay?

Nuestra ley regula de forma distinta el matrimonio y el divorcio.

Un matrimonio celebrado en el extranjero, será reconocido en Uruguay si cumplió con los requisitos exigidos por la ley del lugar donde se celebró el matrimonio.

Por otra parte, el divorcio efectuado en el extranjero será reconocido en Uruguay si el juez que lo decretó (divorcio) aplicó la ley del domicilio conyugal, esto es donde los cónyuges viven.

En los tiempos en donde en Argentina no existía el divorcio con los mismos efectos que para nuestro derecho, era común ver a personas que con domicilio en Argentina venían a nuestro país a casarse, porque entendían que luego se podían divorciar conforme a nuestra ley. Esto implicaba un desconocimiento del Derecho Internacional Privado ya que para poder divorciarse en nuestro país los cónyuges o uno de ellos debe/n estar domiciliado/s en nuestro país. Se aclara que estar domiciliado no es tener un casa de veraneo, sino conforme a nuestro derecho es el lugar de la residencia habitual de la persona.

Retomando el ejemplo anterior de: "Si una persona nacida en Uruguay y con domicilio en nuestro país, se casa en el extranjero, luego de un tiempo se separa de su cónyuge y regresa a Uruguay, ¿puede divorciarse en nuestro país? La respuesta es sí, en tanto tenga efectivamente domicilio en nuestro país.

Para el caso de una pareja que se casa en Uruguay y luego se traslada a otro país ¿qué sucede con los bienes adquiridos durante ese matrimonio, son bienes del matrimonio o solo del cónyuge que los compra?

En nuestro derecho, el régimen de bienes en el matrimonio se regula por la ley del primer domicilio matrimonial. En tal sentido, para determinar si los bienes adquiridos durante ese matrimonio son propiedad del matrimonio o pertenecen sólo al cónyuge que lo compró, debemos verificar donde dicho matrimonio tuvo su primer domicilio matrimonial, sin importar estrictamente donde se haya celebrado el matrimonio.

Lo que importa es determinar el lugar donde los cónyuges tuvieron o tendrán su primer domicilio matrimonial. Existen varios casos de personas que viven en el exterior, nacieron en Uruguay y deciden casarse en nuestro país para acogerse a nuestro régimen y al día siguiente de la fiesta retornan al país donde residen. En este caso, el régimen de bienes en el matrimonio será el que indique la ley del lugar donde tenga su primer domicilio matrimonial. En definitiva, el objetivo no se cumplió en este caso.

En conclusión, siempre aconsejamos a nuestros clientes que se asesoren ante situaciones de vida que afecten, entre otros, su estado civil o patrimonial y se vinculan con otros estados a efectos de evitar situaciones no deseadas.




   
Loading
Imagen